Slide background

Elaine: “Quiero gritar con mi cuerpo”

Elaine es una estudiante de psicología que consigue pagar sus estudios
bailando en un club nocturno para no depender de sus padres.

TEMPORADA 1
Enero, 2013 · Cantón · China
video
Siguiente
historia
Sigue
la historia

Elaine: “Quiero gritar con mi cuerpo”


TEMPORADA 1

Enero, 2013 Cantón · China



Sigue leyendo V · Siguiente historia >

Con tan solo 18 años llegó sola a Cantón para estudiar psicología y desde entonces ha luchado para conseguir su independencia. Elaine no tiene muy buena relación con sus padres, que tienen discusiones de pareja tan graves que le llegaron a provocar una depresión cuando era una adolescente. Las lecciones que aprende en la carrera le ayudan ahora a comprenderse a sí misma y a superar algunos de los problemas que le ocasionaron.

“Mis padres discutían mucho, me sentía una niña muy desafortunada”

Elaine creció en en la ciudad china de Shenzhen y llegó a Cantón hace un año, donde comparte un dormitorio con ocho personas en la universidad, y regresa a casa de visita cuando su tiempo libre lo permite. Tiene una agenda apretada de trabajo porque su máximo objetivo es ganar dinero para ser independiente y demostrar a sus padres que puede mantenerse ella misma.

“La opinión de mis padres es lo que más me preocupa”

Sus razonamientos son más adultos que los de muchas otras chicas de su edad, es responsable y mucho más fuerte de lo que aparenta su imagen de muñeca de porcelana de tez clara, pestañas postizas y labios perfectamente perfilados. Elaine es una chica alegre, dulce y risueña, que aparenta ser algo tímida cuando cubre su boca al sonreír, sin embargo, su actitud desenfadada al bailar podría quitarle el hipo a cualquiera.

Cuando Elaine sube al escenario del club donde trabaja, contornea su cuerpo de goma de forma glamourosa bajo la luz de los focos, pero para ella eso no es bailar, sino simplemente moverse, “cada día hacemos el mismo baile sexy para el público llevando ese tipo de ropa”, dice desengañada.

C+ Club, el lugar donde trabaja, está en el distrito de Panyu y no es un local nocturno cualquiera, su baile es parte del espectáculo que alternan dj y cantantes de tanto talento como ella.

Elaine empezó a bailar cuando era niña forzada por su madre, quien considera que una mujer tiene que crecer en la elegancia y el buen gusto, por este motivo le apuntó a clases de ballet, una danza clásica que esconde tras de sí un historial de sacrificio y trabajo duro que no estuvo dispuesta a soportar, “me hacía daño y no disfrutaba la música”, extender las piernas y forzar los movimientos no es la forma de entender la danza para Elaine, que disfruta cuando baila expresando sus emociones.

Cuando Elaine se hizo mayor empezó con el jazz lírico, un estilo de baile creado a partir de la fusión del ballet con las técnicas de danza del jazz contemporáneo, que practica casi a diario antes de ir a bailar al club en un rincón silencioso de la universidad, con sus coreografías de canciones de Rihanna y Cristina Aguilera.

“Bailar para mí es como beber o comer, es mi hábito”

El baile es algo que Elaine lleva en la sangre, “no puedo explicar esa sensación, cuando escucho la música quiero gritar con mi cuerpo y expresarlo con mis movimientos”. Empezó a bailar cuando tenía dos años y no puede ni imaginar que un día pueda dejar de bailar. “¡Qué no pase!, ¡qué no pase!”, dice cubriendo de nuevo su sonrisa, “tengo que cumplir mis deseos y ambiciones antes de llegar a los treinta y tener una familia”.

El aspecto es importante para hacer su trabajo, “todo el mundo quiere ver chicas jóvenes y espectaculares en el escenario, es la realidad”. Tener un buen cuerpo considera que también es importante para bailar y le preocupa que su peso pueda afectar a sus movimientos, “quiero que la audiencia pueda disfrutar de toda la atmósfera de la coreografía, soy una de esas personas con facilidad de engordar si no me cuido demasiado”. Elaine lleva su dieta a rajatabla y generalmente no toma nada de cenar para no descuidar su figura.

Durante el día Elaine siempre está ajetreada y apenas tiene tiempo para comer, muchas veces toma algo rápido en el metro cuando va de camino de un trabajo a otro, llegó a desmayarse una vez y tuvo que ir al hospital, “tengo que tomar vitaminas y batidos para tener mis músculos fuertes para bailar”.

Elaine es una mujer todoterreno, baila en el club de noche, pero durante el día saca adelante su carrera de psicología, trabaja como intérprete del mandarín al inglés, hace de instructora de baile y de coreógrafa de sesiones fotográficas con modelos.

“Tengo tan poco tiempo libre que algunas veces estudio en el camerino del club en los descansos”

Elaine ha trabajado mucho desde que era una niña porque sus padres no le prestaban atención y tenía que arreglárselas ella sola para salir adelante, sin embargo, considera que la mala relación que tiene con su familia es un problema de las nuevas generaciones chinas, que tienen problemas de comunicación al no expresar claramente sus pensamientos.

En el futuro le gustaría tener una familia, y corregir la falta de atención que han mostrado sus padres hacia ella.

“Lo que me gustaría decirle a mis hijos es que voy a estar ahí para ayudarles en todo lo que necesiten, que intenten ser independientes y luchen por lo que quieren”

Agradecimientos: Sergio Merino, David Esteban y C+ Club.

Autores: Ana Salvá / Joan Planas