Slide background

Flapy: “Si quieres algo tienes que luchar y esforzarte”

David Esteban es un expatriado en China que ha cambiado el rumbo
de su vida en varias ocasiones sin importarle correr algunos riesgos.

TEMPORADA 1
Enero, 2013 · Cantón · China
video
Siguiente
historia
Sigue
la historia

Flapy: “Si quieres algo tienes que luchar y esforzarte”


TEMPORADA 1

Enero, 2013 Cantón · China



Sigue leyendo V · Siguiente historia >

Sus ideas son claras y parece saber qué quiere en cada momento. David Esteban anima a la gente a que sea más ambiciosa e inconformista. “Si alguien anhela algo, tiene que salir a buscarlo”.

Flapy, que es como le llaman sus amigos, a sus 33 años ha girado el rumbo de su vida en varias ocasiones y siempre ha intentado crecer o aprender sin importarle tener que correr algunos riesgos. Una de las decisiones más arriesgadas que ha tomado ha sido cambiar su vida radicalmente después de estudiar informática y un doctorado, cuando había tenido claro lo que quería hacer desde niño.

“Cambié mi especialidad y algo en lo que me sentía seguro, a tener que aprender algo a base de guerrilla”

Cuando Flapy terminó la carrera de informática, pidió una beca de doctorado para ir a Japón, no sólo para aprender cosas nuevas a nivel tecnológico, sino también para conocer una lengua y cultura diferente.

El día anterior a coger el vuelo a Japón, abrió un blog para contar su vida fuera de casa a sus amigos y familiares. Esta bitácora, que se llama Un español en Japón y ha sido galardonada en varias ocasiones, le ayudó a descubrir el márketing online. Después de recibir varias ofertas en esta área, Flapy pasó de ser informático a dedicarse a una rama totalmente diferente en Internet.

Para Flapy “los éxitos son para enseñar y los fracasos para aprender”, y no le importa confesar que ha fracasado en varias ocasiones, para llegar a la meta “hay que pasar por mucho barro, si quieres algo tienes que luchar y esforzarte”.´

Después de varios años en Japón dedicándose a la informática, Flapy volvió a replantearse su vida y salió en búsqueda de nuevos retos profesionales y personales. “Cuando un país me deja de aportar ciertas cosas, termina la etapa en ese país”, y por este motivo decidió ir a vivir a China, “Japón era como recibir la brisa del mar, y China como estar en el ojo del huracán”.

Flapy vive ahora en Cantón, una ciudad del sur de China situada sobre el río de las perlas muy bien comunicada con Hong Kong. Su trabajo consiste en desarrollar empresas dentro de Internet en países asiáticos, así como ayudar a empresas españolas o latinoamericanas a instalarse en Asia Oriental, un trabajo que nada tiene que ver con sus estudios de informática.

Trabajar en Asia ha permitido a Flapy comprender la forma de trabajar en diferentes países, “el error de las empresas es extrapolar su forma de negocio”. En Japón la forma de vender es muy formal y no es habitual mezclar la vida personal con el trabajo, mientras que en China “te invitan a comer, te presentan a su familia e hijas casaderas y después te preguntan ¿y tú para qué venías?”.

Flapy parece estar siempre muy ocupado, su trabajo requiere muchas horas y responsabilidad, y su tiempo libre lo ocupa haciendo otras cosas que le apasionan, “si pudiera pediría que el día tuviera 33 horas”. Además de actualizar su blog y desarrollar un videoblog para aprender japonés que se llama Japoneando, cuando encuentra un hueco trabaja como educador de niños.

También le gusta la fotografía, que es su forma de expresar las cosas que le gustan: comer, viajar, y las mujeres.

“La fotografía para mí es expresar la belleza que veo de forma artística”

En la vida de Flapy, tener tiempo de ocio y pasarlo bien también es importante, no puede ser todo trabajo y sacrificio,” el esfuerzo tiene que ser recompensado divirtiéndonos, cada uno de la manera que más le guste”.

Flapy es un claro ejemplo de que el esfuerzo tiene una recompensa, y para ser feliz, ha dejado a un lado la comodidad para esforzarse y girar su vida tomando decisiones arriesgadas en varias ocasiones.

“Acostarte pensando que has crecido, que eres mejor persona y que has aprendido cosas, mirar atrás y decir ‘todo esto lo estoy haciendo yo’, creo que es la felicidad”

Agradecimientos: Sergio Merino y PBL LEADERS.

Autores: Ana Salvá / Joan Planas