Entierro en Kalinga

En Kalinga documentando la historia de Whang Od, asistimos al funeral de un enfermo de tuberculosis en una aldea cercana a Buscalan. Durante tres días el cuerpo se queda en casa porque en su cultura consideran que continúa con vida, y de este modo, los habitantes del pueblo u otras aldeas vecinas tienen la oportunidad de decir las últimas palabras al fallecido. Algunos visitantes llegan a la aldea después de cazar un animal que dan a la familia como ofrenda. El entierro es una fiesta; beben ginebra y las mujeres preparan comida, es de mala educación no probar un bocado. Terminado el funeral, como cristianos que son, entierran el cuerpo en el hoyo que han cavado los mismos lugareños con una pala de madera.

En la Foto Galería de Whang Od podéis ver más fotografías del entierro.

Contenido Extra
Marzo, 2013